Cómo viajar en coche con mi mascota

por maliciosa

A todos nos encanta viajar a donde sea con nuestro mejor amigo: un viaje sin él es como no salir de casa. Lo único que debemos tener en cuenta es el cómo y sobre todo cuando somos nosotros los transportistas. Es importantísimo no sólo para la seguridad del animal, sino para la nuestra propia como personas, que nuestra mascota esté bien sujeta y a que en ningún caso interfiera en la conducción: cualquier distracción puede ser fatal y en caso de colisión, debemos considerarlo, el animal puede resultar malherido e incluso herirnos a nosotros si no está bien sujeto.

Para saber cómo debemos circular con nuestras mascotas a bordo lo mejor es irse a lo que dice la Ley. La Guardia Civil, los Mossos, etc, aplicarán el artículo 18.1 del Reglamento General de Circulación para valorar si tu mascota viaja como es debido:

El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos.

Las multas oscilan entre 100 y 200 euros, sin pérdida de puntos, pero lo que más debe preocuparte siempre es que ni tú ni tu mascota sufráis un accidente y que si desgraciadamente así ocurre no salgáis heridos, en lo posible.

Riesgos graves a evitar:

El RACE nos previene sobre los riesgos de no llevar convenientemente sujeto a nuestra mascota, que en su mayor parte (más del 80% de los casos) será un perro o un gato:

  • Nos puede distraer con sus movimientos.

  • Puede alterar la conducción al acercarse a nosotros, el volante, los pedales, etc.

  • Que no se asome demasiado a la ventanilla: puede caer a la calzada y afectar a otros conductores, incluso distrayéndoles, además de correr el riesgo de que sufra otitis o conjuntivitis.

  • ¡Sujétale bien! En caso de frenazo a una velocidad incluso baja, si no va bien sujeto, tu mascota puede convertirse en un auténtico proyectil al igual que si fuera una maleta. A 50 kms/hora su cuerpo será 35 veces más pesado por efecto de la aceleración, luego cuidado con el estropicio que puede causar a las personas y a sí mismo.

Sistemas de retención y seguridad

Dependiendo de la talla o el peso de la mascota puedes elegir entre los siguientes:

  • Transportín. Para el RACE es uno de los métodos más seguros. Para perros de tamaño pequeño y gatos los transportines podrán ir dentro del habitáculo, en el suelo y detrás de los asientos delanteros. NO SOBRE EL ASIENTO ni aun atado con el cinturón de seguridad, pues la caja puede romperse y resultar del todo inútil.

    Cuando viaja en el maletero (perros grandes) se situará cerca del respaldo y transversal respecto a la dirección de la marcha.

  • Arnés. Está indicado para perros y sobre todo para los grandes, de más de 10 kilos. Tu mascota viajará en el asiento trasero y el arnés se sujeta al cinturón de seguridad. Se recomienda usar el de doble anclaje porque es más resistente en caso de colisión.

  • En ningún caso uses los correajes de atar al perro, pues no tendrán efectividad en caso de colisión.

  • Rejilla divisoria. Para vehículos con portón trasero o familiares, nos permite habilitar el maletero y está indicada para perros grandes. Debe cumplir la norma europea DIN 75410-2. Para más seguridad, para perros grandes combina el transportín con la rejilla divisoria.

¿Qué debo hacer cuando viajo con mi mascota?

En primer lugar, valora la posibilidad de que a tu mascota le puedan sentar especialmente mal los trayectos y, si es así, piensa en cómo mitigar este problema. ¡A la mayoría les encanta! Una posible solución es acostumbrar a nuestra mascota (especialmente a los gatos) a viajar en el coche en trayectos cortos:

  • Evita darle comida justo antes de salir. Se puede marear y vomitar. Si es así acude a tu veterinario para que te asesore.

  • Lleva agua y haz paradas. Te sirve para descansas y a él para hacer sus cosas.

  • ¡Cuidado al abrir la puerta! Átalo antes, que podría salir corriendo y causar un accidente.

  • Nunca le dejes solo en el coche y mucho menos a horas de sol intenso.

  • Nunca le lleves en el maletero si no está bien ventilado, pues podría sofocarse.

Ante la duda de no poder cumplir todos estos requerimientos lo mejor es no viajar con tu mascota: vale siempre más tu seguridad y la suya

Al viajar debemos pensar en pasarlo bien y cumplir los objetivos del trayecto, pero nunca minusvalorar la seguridad de las personas ni los animales. En Viajando con Mali nos preocupa siempre tu seguridad y la de los tuyos, por lo que siempre nos esforzaremos para garantizarte un viaje inolvidable pero sobre todo seguro.

You may also like

1 Comentario

Avatar
Luis 07/07/2018 - 18:02

Muy interesante el artículo, además de útil en estas fechas. Gracias

Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies