¿La mejor suela para el deporte de montaña? Nosotros apostamos por Vibram

por maliciosa

Los pies son el elemento del cuerpo más fundamental a la hora de vestirnos, sobre todo en actividades de cierto riesgo como son las relacionadas con la montaña. Estar cómodo y a gusto es muy importante, pues rebaja nuestra fatiga y la posibilidad de sufrir rozaduras, pero no sólo eso. Si no calzamos de forma conveniente, tendremos más que problemas en el medio natural: el frío, la humedad y los resbalones podrían jugarnos más que una mala pasada. Para evitarnos cualquiera eventualidad no deseada y mejorar nuestras progresiones, en las condiciones que se presenten, hay una suela en concreto que tiene una merecida fama de calidad y buenas prestaciones: Vibram.

Un accidente que se pudo evitar con un buen calzado.

Las suelas Vibram son una equipación de alta calidad, multideporte pero orientadas sobre todo para actividades de montaña. Todos los montañeros saben que las mejores suelas para trepar por las cumbres se llaman Vibram, pero no tantos son conscientes de que este nombre comercial proviene, directamente, del nombre de su creador: Vitale Bramani. Un alpinista italiano que además obtuvo la inspiración a raíz de un evento trágico: la muerte de seis compañeros suyos de expedición que fueron víctimas del frío en los Alpes Centrales en 1935.

Al preguntarse cómo pudo haberse evitado esta tragedia, Vitale llegó a a la conclusión de que su equipo dejaba mucho que desear. La situación fue la siguiente: una borrasca inesperada bloqueó su salida del glaciar en que se encontraban, la temperatura descendió y sufrieron congelaciones que al final resultaron fatales. Unas deficiencias que eran particularmente evidentes en su arcaico calzado, que no era ni mucho menos impermeable, por lo que empezó a cavilar posibles soluciones para un problema que afectaba no sólo a la entonces reducida comunidad de montañeros: las tropas de montaña, los servicios de rescate, los cazadores, los propios pastores que se adentraban por los riscos… Muchas personas debían afrontar cada día muchos problemas, no sólo por la falta de aislante y la permeabilidad de su calzado, sino también y sobre todo por la falta de agarre de las suelas.

La solución estaba en las ruedas.

El caucho vulcanizado ya se venía utilizando durante años para fabricar ruedas de coches y motos. Sus prestaciones habían mejorado ostensiblemente la seguridad del tráfico en las carreteras, luego: ¿por qué no extender esta revolución tecnológica a las suelas de los montañeros? El proceso de vulcanización del caucho fue descubierto en el siglo XIX por un norteamericano llamado Charles Goodyear, pero sería otro italiano (Giovanni Batista Pirelli) quien aplicaría ese avance industrial a la muy posterior fabricación de ruedas de automóvil. Su resistencia e impermeabilidad constituían la solución para mejorar las prestaciones de los primeros coches y motos, que empezaron a “calzar” caucho vulcanizado en 1901. Treinta y pico años después, el montañero Vitale Bramani requería este material de Pirelli para dotar de suelas específicas a la botas de montaña. Se patentaron como Vibram en honor a este visionario italiano del alpinismo. La suela Vibram otorgaría a los pies de los montañeros, en adelante, importantes prestaciones en impermeabilidad y resistencia: muy importantes a la hora de afrontar las duras condiciones de la montaña en cuanto a frío, hielo, roca y variedad de terrenos…

La gama de productos Vibram.

El equipo de la marca Vibram se puede reconocer muy bien por su icono amarillo y ofrecen la siguiente gama de calzados:

  • Botas de montaña.

  • Zapatillas de montaña.

  • Zapatillas de running.

  • Sandalias y chanclas.

  • Pies de gato para escalar.

En todas estas categorías, la adherencia y el aislante que ofrecen estas suelas es muy valorado. Y funcionan muy bien en suelos húmedos y secos, son bastante polivalentes, por lo que no hará falta que “pasemos por boxes” cuando empiece a llover, como Fernando Alonso. Así y todo, disponemos de una gran variedad en estas suelas que se concreta en modelos para hielo, barro, para mojado, para terreno pedregoso… ¿Inconvenientes? Los modelos de suelas que más agarran sufren una mayor abrasión, por lo que debemos estar más pendientes de su recambio, aunque en general este tipo de suelas de goma garantizan una durabilidad que proviene de la resistencia de sus materiales.

El mantenimiento de las suelas es tan crucial como el de las ruedas.

El trazado de sus tacos está muy pensado para el máximo agarre posible y se puede limpiar con mucha facilidad, una labor que conviene hacer regularmente para evitar que se acumule barro y otros residuos. Si utiliza frecuentemente este tipo de suela, Vibram, está indicado revisarla y si procede, sustituirla por una nueva: la abrasión actúa con cada uso por muy buena que sea la suela y no debemos exponernos a un accidente por dejados ni por “ahorrar”. Es importante.

You may also like

2 Comentarios

Avatar
Pipol 03/01/2018 - 14:20

Lo del accidente no lo sabía ni que se llamaban vibram por eso. Qué mala pata que tengan que pasar estas cosas para que a alguien se le ocurran las cosas pero menudo invento. Cuanta gente se habrá salvado de un accidente gracias a Vitale Bramani y su idea!!!

Reply
Avatar
Pokemon 11/02/2018 - 09:57

Llevo en la montaña toda la p.. vida y no he visto nada mejor que vibran para vestir los pies del montañero. Quien quiera ahorrar en estas cosas… Allá él! Pero se juega el tipo. Por otro lado para ahorrarnos pasta lo que si se puede hacer es arreglar las suelas en un zapatero. Yo conozco uno que lo hace de maravilla y ahorras bastante

Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies