¿Héroe o villano? El mito del lobo entre nuestros antepasados

por mali

El lobo ha sido temido y reverenciado desde tiempos remotos, incluso se le ha aplicado el estigma de ser un tremendo devorador de hombres. En estas gárgolas de la preciosa iglesia de Frómista, en Palencia, observamos las actitudes del lobo que hechizaban a nuestros antepasados: su inteligencia ladina, sonriendo siempre como el ganador desafiante que es… El temor que inspira al aullar y mostrar sus colmillos, signo de su valor… Y el “pecado” definitivo: devorar a un ser humano como el “monstruo” que representaba, para los antiguos, este “demonio” gris de los montes que ellos veían en el lobo.
El lobo es uno de los animales salvajes más inseparables del ser humano y no sólo por su increíble extensión, a lo largo y ancho del mundo, sino por su Historia en común con nuestra propia especie. ¡Siempre resultó polémico, siempre se movió en esa línea frágil de lo legendario, temido y amado por igual!

lobo - ¿Héroe o villano? El mito del lobo entre nuestros antepasados

Ha sido sin duda el peor enemigo posible para la supervivencia del hombre, como devorador feroz de ganado, pero a su vez es el origen primario de nuestro mejor amigo de todos los tiempos: el perro. Ha sido detestado y hasta odiado en el campo por su implacable instinto depredador, pero a un mismo tiempo un héroe animal admirado por sus inigualables características. Su inteligencia y agilidad son proverbiales, astutos vecinos del hombre que han habitado siempre en la frontera entre lo humano y lo salvaje: dispuestos a demostrarnos en todo momento que podemos ser más inteligentes, a lo mejor, pero no más listos y desde luego no más pacientes que ellos. Nunca dan un mal paso y cuando lo hacen es porque han sido hábilmente engañados… También los lobos pueden caer en trampas y por desgracia así ha sido durante siglos. El único que puede engañar al lobo es el hombre u otro lobo, pero nadie más.

lobo2 - ¿Héroe o villano? El mito del lobo entre nuestros antepasados

Hay varios animales que son totémicos en el arte ancestral de Europa: el caballo, el jabalí, el ciervo… Pero también y sobre todo nuestros dos compañeros de viaje muy apreciados, por sus cualidades físicas y de temperamento: el lobo y el oso. En esta gárgola de la iglesia principal de Castro Urdiales apreciamos la efigie de un oso pardo. Si quieres conocer la aventura del lobo en el Norte de España, incluyendo esas loberas donde han pisado tantos de ellos, te enseñamos las mejores rutas para conocer el mito del lobo.

El rastro del lobo a lo largo de nuestra Historia es frecuente y variado. Ya aparecía en las cuevas y manufacturas de los hombres primitivos, una tradición que se ha mantenido desde entonces. No es infrecuente ver cabezas de lobo en las ménsulas de las iglesias antiguas, sujetando el tejado como si fueran gárgolas que quieren espantar a estas “alimañas” de las casas y cercados. Un animal que participa en muchas leyendas y siempre haciendo el papel de malo, de dañino, ese enemigo astuto que habita en el terreno cercano y misterioso del monte. Y si hay un símbolo que permanece de esta antigua y mítica amenaza, para la supervivencia de nuestros antepasados, sin duda son las loberas que éstos construyeron para atraparles. Laboriosas trampas realizadas por el hombre de otras épocas para atraer al lobo con un cebo irresistible: un cordero que era colocado en el centro de un anillo de piedra infranqueable, rodeado a su vez por otro más grande, de tal manera que el lobo penetraba en ese cercado en busca de una presa que no podía capturar… Tan solo para verse atrapado tras un muro que no podía saltar de vuelta, para regresar a sus montes, y viéndose de este modo a merced de unos lugareños que a continuación le daban muerte. ¡Lo más curioso era que los vecinos, en ese momento para su venganza, insultaban al lobo con epítetos como “ladrón” y “demonio”! Como si pudieran hablar con ese animal o mejor dicho, el espíritu indómito que habitaba dentro de él y que se negaba a ser sometido por el hombre…

IMG 20150919 024302 1 - ¿Héroe o villano? El mito del lobo entre nuestros antepasados

La trampa definitiva contra el lobo. Una lobera en la Montaña Palentina, con forma de embudo, en la cual se introducía el temido “enemigo” llevado por su gran debilidad: el hambre y las ganas de resolver desafíos.

Quedan muchas de estas antiguas trampas diseminadas por nuestro entorno, recordatorios de piedra de un tiempo en que el lobo fue mucho más que un tótem al que dedicar canciones y cuentos. De hecho, los loberos o alimañeros eran esos antiguos cazadores que se especializaban en “librar” al hombre de esta lacra: no podían saber todavía que el lobo resulta imprescindible por su papel “sanitario”, seleccionando a los ejemplares enfermos de las manadas de herbívoros y librando al ecosistema de posibles contagios. Pero si algo distinguía al lobo por encima de cualquier prejuicio y era su cercano parentesco con el perro, fiel animal donde los haya, que desciende del lobo y que ha mostrado siempre por el hombre una lealtad a toda prueba. Es por ello que en las tumbas medievales, a los pies de los caballeros, se presentaban a menudo perros que simbolizaban esa fidelidad del difunto: el león, por su parte, era sinónimo de realeza y el lobo, desde siempre, de inteligencia y astucia. Nadie le puede quitar ese puesto.

Cuentan las crónicas que en las antiguas batallas entre romanos y celtíberos, en la Meseta, no era infrecuente ver a un hombre vestido de lobo cruzando el campo de batalla. Los romanos recibían a estos mensajeros sin hacerles daño, pues traían encargos de los celtíberos enemigos que muchas veces eran propuestas de paz a última hora. En la guerra entre lobos y hombres, a causa siempre del ganado, también hubo tiempo para la reconciliación cuando Félix Rodríguez De la Fuente inició una campaña legendaria en defensa de ese mito vivo que es el lobo. Gracias a él, hoy en día tenemos una población de lobos en España que es viable en el tiempo y está en auge: el lobo ibérico es la subespecie europea más característica no sólo por el color más parduzco de su pelaje, sino también y sobre todo por su mayor ferocidad. Algo tiene el paisaje peninsular que ha criado los animales más indómitos y valerosos, como es el caso del toro de lidia, único toro europeo que puede ser equiparado al ya extinto uro de la Prehistoria…

dog 2385251 960 720 - ¿Héroe o villano? El mito del lobo entre nuestros antepasados

El mastín ha sido el gran invento humano para evitar que los lobos se comieran a sus preciadas reses, de las cuales muchas familias dependen aún hoy para vivir. Son legendarias las luchas entre los mastines con los osos y lobos: ¡tan considerados eran que reyes y nobles ordenaban a sus pastores alimentar a sus mastines antes que comer ellos mismos!

El General romano que derrocó a Nerón y ocupó su puesto, Galba, al verse tan rodeado de enemigos como su antecesor, pronunció una frase que lo dice todo: “estoy sujetando un lobo por las orejas”. En efecto, no mucho después, fue asesinado en pleno centro de Roma por una turba de soldados que le traicionaron. Como decía su coetáneo Séneca, que fue asesinado por el propio Nerón: “el hombre es un lobo para el hombre”. También entre lobos se llegan a matar, cuando la escasez de presas hace incompatible la supervivencia con la existencia de manadas diferentes en un mismo territorio. Y también entre ellos se obligan a emprender el camino del exilio, cuando un ejemplar “sobra” en su tan jerarquizada sociedad: ¿no será que estamos creando un monstruo donde vemos tantos parecidos con nuestra especie?

Vive con nosotros la aventura del lobo de manera directa, conociéndoles en su entorno y aprendiendo la magia de un animal tan esquivo, pero que se deja ver cuando vamos de la mano de guías expertos. ¡El lobo te espera!

Avistamiento de Lobos en la Sierra de la Culebra

Su inteligencia y agilidad son proverbiales, astutos vecinos del hombre que han habitado siempre en la frontera entre lo humano y lo salvaje

You may also like

1 Comentario

Guey 27/03/2018 - 09:15

lo de las loberas está cabrón yo no lo sabía. me pregunto a cuantos lobos les habrán roto la madre ahí, los pobres… Y quedan muchas de esas??

Reply

Deja un comentario

quince + 9 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido