¡Conoce Marruecos en una semana!

por maliciosa

BIENVENIDO A MARRUECOS

Marruecos ha estado bajo la influencia de varias culturas antiguas como las fenicia, helénica, cartaginesa y romana

¡Ven a conocerlas!

 

Hablaremos aquí de nuestro viaje al país vecino, una historia en primera persona sobre nuestras andanzas por el misterio y la belleza de la tierra de Marruecos. En esta ruta de una semana podremos disfrutar de montaña, desierto, playa y un legado humano y cultural milenario. El Estrecho de Gibraltar es el punto de unión entre dos grandes contientes, Europa y África: ¡asómate a un mundo diferente, justo al otro lado de ese paso natural!

 

 

Marruecos es sinónimo de romanticismo, aventura, buen tiempo, misterio, desierto, montañas, playas únicas, exotismo y sobre todo un país seguro y de amables anfitriones… Todo ello aderezado de una riqueza cultural y gastronómico sin igual, pero sobre todo humana. Estamos ante un país enorme, pero la ruta de una semana nos permite conocer la esencia maravillosa de Marruecos.

 

 

1. Marrakech. 2 días

 

La llaman la Ciudad Roja y es de lo más hermoso que podemos encontrar en Marruecos. Fue fundada en la Edad Media por los almorávides, que desde aquí sometieron Marruecos y el Sur de la Península Ibérica en la Reconquista. Recorriendo sus calles milenarias encontraremos perlas como la gran mezquita Kutubía, con su torre de 70 metros, terminada en el siglo XII. Sus jardines son preciosos, pero se ven superados por la belleza de los jardines de Majorelle, obra del pintor francés Jacques Majorelle. Cuenta con un barrio judío donde encontrarás el Palacio de la Bahía, legado de dos grandes visires del siglo XX. Su fachada y jardines son de visita obligada. ¡Uno se siente aquí como en una película de época, es como un viaje a otro siglo!

 

 

Los paseos que di por la ciudad son de las experiencias viajeras más auténticas que guardo de Marruecos. Gran parte de la historia y el arte del país se pueden admirar en las alfombras, cerámicas, artilugios artesanales y armas expuestos en el Museo de Marrakech. Conoce también las tumbas saadíes, mausoleo del siglo XVI. Camina por el laberinto de calles estrechas y casas rojizas de la Medina y date un paseo en dromedario por El Palmeral y compra los ingredientes típicos de la gastronomía marroquí en el zoco bereber, para después emplearlos en cocinar algo rico en uno de los muchos cursos de cocina local.

Observar el atardecer en la plaza de Jamaa el Fna es una experiencia vital. Allí encontraremos infinidad de puestos donde comprar recuerdos, obras de artistas… He vuelto a casa enamorada de Marrakech...

2. Atlas Central: Tizi n’Tichka - Ksar de Ait Ben Haddou - Ouarzazate. 2 días

 

 

Seguimos disfrutando del Marruecos más profundo y auténtico, ahora en la cadena montañosa más importante de Marruecos: el Atlas. ¿Conoces los leones del zoo de Madrid? Pues son de los últimos ejemplares que quedan de una especie propia de estos montes. Con puertos de montaña de más de 2.000 msnm, como el de Tizi n’Tichka, disfrutarás de bellas panorámicas de los valles del Atlas. De sus aldeas de montaña, que se agarran a cada gota de agua disponible. Me llamó mucho la atención el carácter sobrio pero abierto de las gentes de estas montañas, que viven en la dureza impresionante del terreno. ¡Parece mentira que estemos tan cerca del modo de vida más occidental de Canarias, Ceuta o Cádiz, e incluso de urbes cosmopolitas del país como Rabat o Marrakech! Veo a las mujeres cargando odres de agua por caminos de cabras, en una pose costumbrista de épocas pasadas, y me doy cuenta de que esto es de verdad otro mundo.

 

 

Desde el puerto de Tizi n’Tichka (2.260 msnm) bajamos una carretera hacia lugares míticos de cine como Ait Ben Haddou, donde se han grabado escenas del clásicos del cine como 'Gladiator' y 'Lawrence de Arabia'. En tiempos más recientes se ha grabado también allí escenas de "Juego de Tronos". Esta última parada del día es un lugar que supera la fantasía: la ciudad fortificada de Ait Benaddou se confunde con la roca rojiza de la montaña, uno de los más grandes atractivos de Marruecos.

¡Es imposible estar aquí y no sentirse parte de una historia del estilo de “Juego de Tronos” o “Conan”! Y en Ouarzazate podremos visitar el estudio cinematográfico más importante de Marruecos: Atlas.

3. El desierto de Erg Chegaga y el oasis de las caravanas: Valle del Draa – Mhamid - Erg Chegaga/Daya. 1 día

 

 

Uno no puede marcharse de Marruecos sin pasar por lo menos una noche en su desierto. Desde Ourzazate debes cruzar el valle del Draa, donde verás verdes bosquecillos de palmeras con las montañas de color ocre en el horizonte. Seguimos recorriendo un terreno árido donde parece que sólo pueden vivir lagartos, cabras y gente recia como esta tierra en que viven, seca y desarbolada.

¿Eres fan de clásicos como “Beau Geste” o “El Médico”? En M’Hamid El Ghazlan (provincia de Zagora) estarás en tu salsa. Este oasis de paz ha sido parada obligada para las caravanas comerciales, a lo largo de los siglos, cargadas con todo tipo de mercancías: ricas especias, textiles, alimentos, productos artesanales… Y hoy en día sigue siendo una parada de referencia para los viajeros, para pasar la noche en estas dunas y valles de Erg Chegaga. Dormir en el desierto es una experiencia mágica que todos deberíamos conocer. Es muy auténtico pasar la noche en tiendas de campaña, en el silencio y soledad de las dunas.

Con cielo despejado sobre tu jaima (tienda de campaña árabe) podrás disfrutar de la noche estrellada, uno de esos instantes que puedes guardar en tu corazón para cuando vuelvas a casa.

 

La ruta hacia Agadir: Taliouine – Tarudant – Agadir. 1 - 2 días

Ya hemos conocido las montañas y el desierto de Marruecos, así que llega la hora de descansar los sentidos en la ruta por la costa. El Anti Atlas es una meseta que deberemos cruzar para llegar a la ciudad de Agadir, pero merece la pena detenerse en la localidad de Taliouine. Aquí se produce mucho del azafrán y el orégano que consumimos en Europa, muy utilizados además en la cocina tradicional marroquí. Me llamó la atención de nuevo el contraste del verde de los campos y el ocre de las montañas, a lo lejos. Los lunes hay un zoco muy interesante.

Si te gusta lo épico, prepárate para una visión impresionante. Atravesamos el Valle del río Sus para entrar en Tarudant, otra ciudad comercial fortificada. Aquí es obligado darse otro paseo por sus zocos y su muralla de 6 kilómetros de perímetro, con sus nueve puertas por las que han cruzado miles de caravanas durante siglos. El tiempo se ha detenido en Marruecos y sobre todo en este rincón semidesértico...

La parada final es Agadir. Un puerto comercial fundado por los portugueses en 1500, abrigada por el Anti Atlas, limita con el desierto del Sáhara y el Atlántico. En torno a la ciudad encontraremos parques nacionales y playas idílicas. Es un sitio de referencia para los amantes del surf.

Essaouira. 1 - 2 días

 

 

Lo siguiente es recorrer la ruta costera entre Agadir y Essaouira, no llega a 200 kilómetros y tardarás sobre 3 horas en llegar. Essaouira nos recibe también con su muralla, casitas y barcas de pescadores. Su playa es hermosa y a menudo sopla bastante el viento, lo que atrae a aficionados de todo el mundo a hacer aquí windsurf y kitesurf: sus destinos de preferencia son la bahía de Essaouira, Sidi Kaouki, Cabo Sim y Mouley Bouzertoune.

Aquí vivió una temporada el rockero norteamericano Jimmy Hendrix, genio malogrado en su juventud por su adicción a las drogas. La música tiene aquí un importante hito anual en el Festival Gnaoua, que se celebra en junio. ¿Qué mejor final para una ruta por Marruecos que Essaoura y su mar atlántico?

Consejos prácticos para viajar por Marruecos

                                                    

En nuestro blog tenemos consejos generales para que prepares bien tu viaje, pero te indicamos aquí algunos consejos prácticos específicos para Marruecos.

Cómo llegar a Marruecos.

Desde España tenemos vuelos directos a Marruecos desde varios aereopuertos como Madrid, Barcelona, Málaga o Santander. Otra opción es tomar el ferry, que lleva más tiempo pero nos permite embarcar el coche. Hay barcos desde Motril, Almería, Algeciras y Tarifa con destino a Ceuta, Tánger y Nador.

Idiomas

El marroquí medio habla francés, el bereber y árabe, pero en las ciudades más turísticas encontrarás gente que hable inglés y español. Saber algo de francés nos puede hacer el viaje más llevadero.

Cuándo viajar a Marruecos

Las mejor épocas para conocer el país son las equinocciales, primavera y otoño. En verano e invierno podemos encontrarnos temperaturas un tanto extremas en ciertos puntos concretos del país, pero Marruecos es visitable todo el año.

Visado

Los españoles no necesitamos visado en Marruecos si nos vamos a quedar menos de 90 días.

Transporte

Como en cualquier otro lugar, disponemos de tres grandes opciones: tren, autobús o coche. En aras de una mayor flexibilidad, para poder visitar Marruecos a fondo, como hicimos nosotros, lo mejor es alquilar un coche e incluso contratar un chófer-guía, si tenemos presupuesto para ello.

Los trenes presentan ventajas por su comodidad, frecuencia y velocidad, pero no nos llevarán a todas partes... Depender sólo del tren nos limitaría mucho el viaje.

Los autobuses turísticos están bastante bien y llegan a muchos lugares. Se suele pagar por el equipaje aparte.

Los autobuses locales, de línea, tienen más problemas. A menudo son lentos, pero son más baratos y es otra forma de integrarse con los locales como uno más.

Los vuelos internos son poco frecuentes y caros. La única aerolínea fiable es Royal Air Maroc, pero insistimos en que no es barato.

 

¿Autostop en Marruecos?

Nosotros no recomendamos esta opción en ningún caso. Viajar es una aventura pero no merece la pena jugársela en ninguna parte y mucho menos en un país que no es el nuestro, lo que puede complicarnos las cosas si algo sale mal. Mejor no ahorrar en estas cosas.

 

Dinero

La moneda de Marruecos es el dírham, dividido en 100 céntimos. 1 Euro equivale a unos 11 dírhams. Hay cajeros y oficinas en las principales ciudades, no tantos en el interior rural del país. Los comercios de las grandes ciudades también suelen aceptar el pago con tarjeta, sobre todo Visa y Mastercar.

 

 

El arte de regatear

En los zocos y algunas tiendas, siendo una cultura árabe, podemos decir que casi todos los precios son negociables. El regateo aquí es una forma de trabajo, así que tenemos mucho que aprender de este carácter beduino de los locales. Aquí pasa como con la banca en cualquier lugar: pagues lo que pagues, no tengas duda, el vendedor siempre gana. Piensa que si estás contento con el precio pagado, al final, esto es lo importante.

Comer en Marruecos

Si te gustala comida local, nosotros te proponemos un viaje que incluye cursillos de cocina marroquí para que sorprendas a tus familiares y amistades cuando vuelvas a casa. ?A que es buena idea?

                                                                      

 

La cocina marroquí es uno de los atractivos del país. El cuscús es sólo uno de tantos platos típicos junto con el tagije o tajine, estofado picante de carne y verduras. También tenemos que probar la kaliya, plato bereber que consiste de cordero con tomates, pimientos, cebolla y cuscús o pan. Y la harira, una sopa de lentejas y garbanzos aderezados con cordero, tomates y verduras. El té la fruta y los frutos secos son de bastante buena calidad. ¡Vente con nosotros a Marruecos y aprende a cocinar algunos de los platos más sabrosos de su cultura!

Seguridad

 

 

Marruecos es un país bastante seguro: su tasa de asesinatos es baja, pero los turistas siempre somos objetivo de ladrones y timadores. Las precauciones habituales son tan recomendables como en cualquier otro sitio: no transitar por sitios sin gente, sobre todo a ciertas horas, y sobre todo poner cuidado en nuestras pertenencias. Recordemos que es un país con una cultura más tradicional, por lo que las mujeres tendrán que estar más atentas de lo normal en un país de costumbres de corte occidental. Nos estamos refiriendo por supuesto al tema del acoso para “ligar”. Consulta en nuestro blog los consejos para viajar para evitar cualquier problema.

Éste es a grandes rasgos el viaje a Marruecos que os proponemos. Viaja con nosotros para obtener una experiencia única a un precio ajustado, pero sobre todo con unas garantías que sólo una agencia de viajes responsable te puede aportar.

Los orígenes de Andalucía

Desde el norte de África, la civilización musulmana (árabes y bereberes) entró en la Península Ibérica. Descubre en este viaje de 8 días nuestras raíces.

You may also like

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies